Monday, February 18, 2008


- Sabes qué pensé?

- No

- Que eres sólo un niño. No tienes la menor idea de lo que dices. Nunca saliste de Boston. Si te pregunto sobre arte, seguro me detallarías cada libro que existe. Michelangelo. Sabes mucho acerca de él. La obra de toda su vida, sus aspiraciones políticas, su relación con el Papa, su orientación sexual. Todo ¿no? Pero no puedes decirme cómo huele la Capilla Sixtina. Nunca estuviste ahí, ni observaste su bello cielo raso. Nunca lo viste. Si te pregunto sobre mujeres, me darás una extensa lista de tus favoritas. Puede que hasta hayas tenido relaciones algunas veces. Pero no sabes qué se siente al despertar con una mujer y sentirte verdaderamente feliz.

Eres un chico distante. Si te pregunto sobre la guerra, citarás a Shakespeare: “una vez más hacia la batalla, queridos amigos” Tu jamás estuviste en una guerra. Jamás sostuviste la cabeza de tu mejor amigo en tu regazo y lo viste dar su último suspiro pidiéndote socorro. Si te pregunto sobre el amor, seguro me citarás un soneto. Jamás miraste a una mujer y fuiste totamente vulnerable. Jamás conociste a alguien que te comprenda con los ojos. Jamás sentiste que Dios creó a la mujer perfecta para ti, la que te rescata de las profundidades del infierno. No sabes lo que es que tú seas su ángel, que sientas ese amor por ella, para siempre, más allá de todo, más allá del cáncer.
No sabes lo que es dormir sentado en un hospital 2 meses tomado de su mano porque los doctores comprendieron que el horario de visitas no te alcanza. No sabes lo que es una pérdida. Eso sólo ocurre cuando amas a alguien más que a ti mismo. Dudo que alguna vez hayas amado así a alguien. Cuando te miro, no veo un hombre inteligente y seguro. Veo a un niño demasiado agresivo y muy asustado. Pero eres un genio. Nadie lo niega. Nadie podría comprender tu complejidad interior. Pero tu presumes que sabes todo sobre mí porque viste una pintura mía. Analizaste cruelmente mi vida. Eres huérfano ¿verdad? ¿Crees que puedo saber lo dura que fue tu vida, cómo te sientes, quién eres, porque leí Oliver Twist? ¿Esa novela te define? Personalmente me importa un bledo tu sabiduría, porque todo lo que puedo aprender de ti está en los libros. A menos que quieras hablar sobre ti, quién eres. Ahí me sentiré fascinado. Deseo aconsejarte, pero tu no quieres eso ¿verdad, hijo? Te aterroriza lo que pudiera decir.


Monólogo de la película "En busca del destino".

2 comments:

Bárbara said...

Un abrazo amiga, y que estés super

Venus said...

Bueno! profundo!intenso!